Las alergias estacionales son la plaga de muchos que aman el aire libre. Suelen comenzar en febrero y duran hasta agosto o septiembre. Las alergias estacionales ocurren cuando las plantas comienzan a producir polen. El polen es una sustancia en forma de polvo que ayuda a las plantas a producir semillas y reproducirse. Pero la miel para combatir alergias es una opción viable.

Las personas pueden inhalar polen, lo que conduce a alergias estacionales. Las alergias ocurren cuando el cuerpo percibe el polen como un invasor extraño, similar a una bacteria o virus. En respuesta, el cuerpo monta un ataque. Esto produce síntomas como:

  • Estornudos
  • Ojos llorosos y con picazón
  • Una nariz que moquea
  • Dolor de garganta
  • Tos
  • Dolores de cabeza
  • Dificultad para respirar

Existen tratamientos de venta libre disponibles para las alergias estacionales, pero muchas personas prefieren los tratamientos naturales. Un ejemplo que se rumorea que ayuda con las alergias estacionales es la miel local. La miel local es miel cruda, sin procesar, hecha cerca de donde vives. Se rumorea que esta miel ayuda a las alergias, pero los científicos y los médicos son escépticos.

¿Miel para combatir alergias?

La idea detrás del tratamiento de la alergia a la miel es similar a la de una persona que recibe vacunas contra la alergia. Pero aunque se ha demostrado que las vacunas antialérgicas son efectivas, la miel no. Cuando una persona come miel local, se cree que ingiere polen local. Con el tiempo, una persona puede volverse menos sensible a este polen. Como resultado, pueden experimentar menos síntomas de alergia estacional.

Es cierto que las abejas polinizan las flores y producen miel. Pero se cree que las cantidades de polen del medio ambiente y las plantas son muy pequeñas y variadas. Cuando una persona come miel local, no tiene garantía de cuánto polen (si lo hay) está expuesto. Esto difiere de las vacunas antialérgicas que intencionalmente desensibilizan a una persona al polen en las mediciones estándar.

¿Qué investigaciones se han llevado a cabo con respecto a la miel y las alergias?

Una fuente confiable examinó el efecto de la miel pasteurizada sobre los síntomas de alergia en comparación con la miel local. Los resultados mostraron que ninguno de los grupos que comieron miel experimentó alivio de las alergias estacionales.

Estos estudios tienen resultados contradictorios y tamaños de muestra pequeños. Esto hace que sea difícil determinar si la miel local podría ayudar de manera confiable a una persona a reducir sus síntomas de alergia estacional. Se necesitan estudios a mayor escala para confirmar o recomendar una cierta cantidad de miel.

Lo que debes saber antes de usar la miel como tratamiento

miel para combatir alergias

Los médicos e investigadores no han recomendado una cierta cantidad de miel que una persona debe comer cada día para aliviar sus síntomas de alergia estacional. Además, no hay garantías de cuánto polen puede haber en una porción de miel local.

Ten en cuenta que no debes dar miel a niños menores de un año. Esto se debe a que la miel cruda y sin procesar tiene un riesgo de botulismo en los bebés. Además, algunas personas que tienen una alergia grave al polen pueden experimentar una reacción alérgica grave conocida como anafilaxia después de comer miel. Esto puede causar dificultad extrema para respirar. Otros pueden experimentar reacciones alérgicas como picazón o hinchazón de la boca, la garganta o la piel.

Conclusiones sobre la miel y las alergias

La miel no ha sido científicamente probada para reducir las alergias. Sin embargo, aún puede ser una alternativa sabrosa a los alimentos azucarados. Algunas personas también la usan como un supresor de la tos. Si tienes alergias estacionales, es posible que debas buscar un tratamiento médicamente probado. Los ejemplos incluyen medicamentos para la alergia de venta libre o simplemente evitar salir lo más posible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here