Cómo tratar una nariz demasiado grasosa es la solución para un problema común. La grasa se produce cuando las glándulas sebáceas de la nariz producen demasiado sebo. Este es un aceite natural que protege y lubrica tu piel.

Si tienes la piel grasa, tu nariz puede producir considerablemente más grasa porque tus poros son naturalmente más grandes que otros poros en la cara.

Cómo tratar una nariz demasiado grasosa

Aquí hay un vistazo a cómo tratar una nariz demasiado grasosa:

Usa maquillaje específico para tu tipo de piel

Cómo tratar una nariz demasiado grasosa

Cuando compre bases y otros cosméticos, elige un maquillaje que sea específico para tu tipo de piel, que es grasa. Estos cosméticos generalmente no contienen aceite y no obstruyen los poros.

Usar el tipo de maquillaje incorrecto, como productos para pieles mixtas o secas, podría aumentar potencialmente la producción de aceite, empeorando una nariz ya brillante.

Lávate la cara al menos dos veces al día

Desarrolla una rutina de lavado de cara por la mañana y antes de acostarte para eliminar el maquillaje, la suciedad y el exceso de grasa de la nariz. Usa un lavado de cara suave y agua tibia.

Usa una crema hidratante

Después de lavarte la cara, aplica una crema hidratante sin aceite. Esto mantiene tu nariz hidratada mientras equilibra la grasa de tu piel. Busca específicamente humectantes que contengan un ingrediente absorbente de aceite como la avena.

Exfolia tu cara

La exfoliación elimina las células muertas de la piel, permitiendo que tus productos para el cuidado de la piel penetren en tu piel. Una acumulación de células muertas en la nariz puede causar sequedad. Tus glándulas sebáceas aumentan la producción de grasa para compensar la falta de hidratación.

Usa una imprimación sin aceite

Una imprimación es una crema o gel que crea una base suave para el maquillaje. También ayuda a absorber el exceso de grasa en la nariz y la piel, así como a minimizar la aparición de poros. Elige una imprimación sin aceite que no agregue grasa adicional a tu cara.

Controle el acné con ácido salicílico

La piel grasa y el acné van de la mano. El ácido salicílico podría ser tu mejor defensa, no solo para mejorar las imperfecciones del acné, sino también para reducir una nariz grasosa. Este ingrediente se encuentra en muchos lavados faciales y cremas para el acné. Puede exfoliar la piel, destapar los poros y eliminar el exceso de sebo.

Busca protector solar no comedogénico

El protector solar protege tu piel del daño solar y reduce el riesgo de cáncer, pero algunos protectores solares también contienen aceites. Estos productos pueden obstruir los poros y agregar aceite a la nariz. Busca filtros solares no comedogénicos, que no obstruyan los poros.

Prueba una máscara de arcilla

Agrega una máscara de arcilla a tu rutina de cuidado de la piel varias veces a la semana. Estas máscaras incluyen ingredientes como la bentonita y el ácido salicílico que extraen los aceites de los poros.

Limpia tu cara con un jabón suave

Use jabón suave cuando te limpies la cara. Los jabones con ingredientes fuertes y fragancias pueden resecar la piel y provocar una sobreproducción de sebo.

Cuida tu dieta

Tu dieta puede afectar tu piel más de lo que crees, especialmente si te gustan los alimentos picantes. Estos platos hacen que los vasos sanguíneos se dilaten y provoquen la transpiración, lo que aumenta la apariencia de una nariz brillante y grasosa. Limita el consumo de alimentos picantes a una vez por semana.

Mantente hidratada

Mantener la piel hidratada también puede combatir el exceso de producción de grasa. Cuando tu piel está seca, tus glándulas compensan produciendo más aceite. Bebe mucha agua y rocía tu piel con agua de imprimación para combatir la sequedad.

Para prevenir la nariz grasosa

Aquí hay algunos consejos para prevenir la producción excesiva de sebo en la nariz:

  • Lávate la cara todos los días con un limpiador suave. Usa una máscara de arcilla varias veces a la semana.
  • Aplica humectante y tónico después de lavarse la cara para agregar hidratación y minimizar la aparición de poros.
  • No uses maquillaje pesado y quítate el maquillaje antes de acostarte
  • Elige maquillaje sin aceite que no agregues grasa adicional a tu cara.
  • Exfolia tu piel para eliminar las células muertas y prevenir la sequedad.
  • Evita los productos para el cuidado de la piel fuertes y fragantes que eliminan la cara de la humedad natural.
  • Limita tu consumo de alimentos picantes.
  • No te toques la cara. Esto puede extender el aceite de las manos a la nariz.

Incluso si estás predispuesta a una nariz grasosa, estos simples consejos pueden ayudar a reducir la producción de sebo y deshacerte de un aspecto grasiento. La clave es comprender la ciencia detrás de una nariz aceitosa y reconocer sus desencadenantes individuales.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here