Acciones que pueden destruir la reputación en el trabajo

0
92

¿Sabías que hay acciones que pueden destruir la reputación en el trabajo? ¿Alguna vez te has sentido tan frustrado por los malos hábitos de alguien que la sola idea de comunicarte con ellos te asusta? ¿Te escondes cuando ves a un compañero de trabajo grosero que se te acerca? ¿Qué pasa si TÚ eres el único con quien todos temen comunicarse? ¿Es tu reputación la que se está hundiendo? ¿Eres el o la Michael Scott de tu trabajo?

Acciones que pueden destruir la reputación en el trabajo

Lo que piensas que otros creen no es siempre la verdad. Si bien muchos profesionales  creen que son percibidos  como súper profesionales, no se dan cuenta de cómo influyen todos los errores que cometen y que les cuestan. Las personas no nos ven según lo que somos, sino cómo nos observan en el día a día. Descubre los errores ocultos que haces que asustan tu capacidad de influir en otros:

Llegar tarde

Llegar tarde va a suceder de vez en cuando. No importa cuánto queramos evitarlo, surgen situaciones que nos hacen atrasarnos. Si esto te sucede a ti, ingresa a la reunión en curso con gracia. Abre silenciosamente la puerta y toma asiento. Revisa rápidamente los materiales y ponte al día por tu cuenta sin interrumpir o pedir a otros que te pongan al día sobre lo que te perdiste.

No interrumpir

Cuando una presentación está en progreso, reconoce las reglas establecidas por el presentador. Si hay una sesión de preguntas y respuestas al final, toma nota de lo que te gustaría preguntar y guárdala hasta entonces. Si alguien está compartiendo una idea, no interrumpas con la tuya. Permite que quienquiera que esté hablando termine sus pensamientos antes de interponerse con los suyos.

No desviarse del tema

Todos hemos asistido a una reunión con un compañero de trabajo que tiene una inclinación por descarrilar las conversaciones. Es irritante y confuso. Se el que haga preguntas y sugiera ideas en línea con el tema de discusión. Cualquier cosa fuera del tema debe guardarse para después de que finalice la reunión.

Mantenlo simple

Los mensajes de texto deben permanecer cortos, no más de dos oraciones. Si la necesidad de enviar un mensaje de texto requiere más de tres intercambios de ida y vuelta, levanta el teléfono y llame. Esto reducirá el riesgo de confusión y falta de comunicación.

Presta atención

No importa  qué tan efectivo creas que  estás al mismo tiempo enviando mensajes de texto y escuchando, no lo eres. Enviar mensajes de texto durante una reunión o conversación personal es grosero y tratar de ocultarlo no engaña a nadie. Todo el mundo sabe si estás intentando enviar mensajes de texto debajo de la mesa cuando se supone que debes prestar atención. Las personas se ofenden y se sienten sin importancia si estás enviando mensajes de texto mientras hablan.

Nunca estás solo

Incluso cuando piensas que estás solo, no lo estás. Si hay asuntos de aseo que atender, trátelos antes de llegar. Si eso no es posible, dirígetee al baño más cercano y ubícatee. Sé consciente de cómo te ves al entrar en la oficina. Mantener una postura fuerte y zancada.

Evita horas extras

Nada asusta a las personas más que un mensaje de texto relacionado con el trabajo después del horario laboral. Si hay algo en tu mente que deseas compartir, escríbelo y guárdalo para el día siguiente. Permite que tus empleados se descompriman sin temor ni preocupación ante mensajes inesperados.

Si hay algo urgente para compartir, primero discúlpate. Asegúrate de que el destinatario al que no hayas llamado o enviado un mensaje en cualquier otra circunstancia reconozca que respetas su tiempo y harás todo lo posible para limitar la interacción.

Deja de lado el miedo en los demás teniendo en cuenta tus métodos de comunicación y tus modales. Aumenta gu credibilidad respetando a los demás y evitando los malos hábitos que te cuestan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here